viernes, 4 de enero de 2013

Capítulo 6 : Emboscada


Hola !!! Aquí tenéis el nuevo cap , es un poco corto, pero solo hemos tenido dos días para escrbirlo. Lo sentimos !!!! 



La cara de el personaje que me tiene colgada como si de una muñeca me tratase , adopta una expresión de curiosidad. Mira de un lado a otro de mi cara esperando una respuesta, como si nunca hubiese visto a un ser humano.
- Tweedledee bájala – ordena la ratoncita.

Para mi sorpresa el gordito me baja y me deposita en el suelo, al lado de Dave, Yo estoy a punto de caerme y tengo que agarrarme a el hombro de Dave para no hacerlo .

- Yo soy Tweedledee y él es Tweedledum – dice el gemelo que me sujeto señalándose a él mismo y después a su hermano.
- ¿ Quiénes sois vosotros ?- pregunta Tweedledum
- ¿ Quiénes son ? - pregunta Tweedledee
- Yo soy Dave, ella es Anniess – dice el chico con una sonrisa- Tenemos que atrvesar el submundo para volver a casa .
- ¿ Y por qué ? - pregunta uno de los gemelos.
- Eso, ¿ por qué? - pregunta el otro.
- Porque queremos volver a casa – dice Dave- Tenemos familia y amigos.
- Ah … ¿ entonces no venía de aquí?- pregunta Tweedledum
- No , no vienen de aquí – dice la ratoncita cortante- Es más , les llevaba a la merienda para que el sombrerero les diese algo de ropa, no pueden ir así por el submundo.
- Eso es comprensible. Dice Tweedledee - ¿ Verdad Tweedledum ?
- Sí, es cierto.
- ¿ Queréis acompañarnos ?- pregunta la ratoncita.
- Sí, vamos – dice Tweedledee
- Eso , vamos – dice Tweedledum

Emprendemos de nuevo la marcha . Ahora caminamos en silencio, excepto por los gemelos que no paran de discutir sobre bobadas entre ellos . Van dando trompicones con tal brutalidad que creo que nos oyen por todo el submundo. Resuslta divertido ver como unas figuras cuyo tamaño corporal es diez veces el tuyo se mueven dando cortos y pesados pasitos. Está empezando a anochecer, y la curiosa luna vuelve a estar en el cielo .

Ser tan pequeño tiene un gran inconveniente, tienes que caminar diez veces más tiempo que si tuvieses tu tamaño normal. Solo deseo poder salir de aquí cuanto antes, o al menos, recuperar mi tamaño normal.

- La única manera de sobrevivir en el submundo es haciendo lo que la reina quiera, al menos si no eres como nosotros- dice la ratoncita- Hay un grupo de nosotros, entre los cuáles me incluyo, que no está a favor de la reina roja, pero es muy difícil sobrevivir así, no tenemos casa ni hogar, vivimos en la naturaleza.
- ¿ No te cansas de no tener hogar ? - pregunta Dave- Es decir, la tranquilidad de un hogar no se consigue en ningún lado.
- Estar a merced de la reina es peor que eso – dice la ratoncita cortante- Acamparemos aquí – dice señalando una cueva muy parecida a la de la noche anterior.

Con ayuda de unas cuantas hojas y unos palos , conseguimos hacer una pequeña tienda de campaña donde dormiremos Dave, la ratoncita y yo . Por otro lado, los gemelos dormirán al final de la cueva, con el fin de evitar que puedan ser vistos por los guardias de la reina roja.
Comemos unos cuantos frutos secos y luego la ratoncita nos da unos trozos de galleta. Yo me recuesto en la pared y empiezo a comer mirando hacia el exterior.

- Hey , ¿ no comes con los demás? - pregunta Dave sentándose a mi lado
- No – respondo sin mirarle a la cara- Estoy bien .
- Ambos sabemos que eso no es así – dice él con una sonrisa. - ¿ Sabes qué? Deberías integrarte. Al fin y al cabo , no sabemos cuanto tiempo pasaremos aquí .
- Espero que no más de diez días – digo con una sonrisa, esta vez mirándole- No soportaré estar mucho tiempo sin ver a Roxy .
- ¿ Sabes que esa chica está un poco mal de la cabeza , no?
- Sí, lo sé perfectamente. Pero como dice Tim Burton, las mejores personas o están .
- Me refiero a que es un poco rara. ¿ A quién le gusta que le castiguen?
- Todos somos raros a nuestra manera, Dave- digo con una sonrisa.
- Dímelo a mí – dice él riéndose y bajando la cabeza.
- ¿ La cosa más rara que hayas hecho ?- le digo con una sonrisa.
- Rara no, loca – dice él .- Una vez, cuando tenía cuatro años hice un pastel, de guindillas. Se lo di de comer a mi perro.
- Eso no es tan malo – respondo yo con una sonrisa- Mi hermano ha hecho cosas peores.
- Una pregunta, ¿ por qué eres así con él ?
- Porque sí . Es decir, él es así conmigo, ¿ por qué no yo con él ?
- Pero puede que a él le cueste expresar sus sentimientos.
- No es eso , es que es imbécil y punto.
- No lo creo – responde él – Nadie que sea imbécil puede dibujar tan bien.
- ¿ Has visto sus dibujos ? - pregunto mirándole a los ojos- no deja que nadie los vea.
- Sí, los he visto. Un día se le cayó el cuaderno y to lo recogí. Es muy bueno.
- Me lo imaginaba – digo con una sonrisa- Siempre está con el bloc en la mano.
- Anniess, permíteme que te diga una cosa... Cuida de tus hermanos, quiérelos, porque el día menos esperado, ya no están a tu lado . - después de decir esto , se levanta y me deja con la palabra en la boca.

Sigo comiendo las galletas hasta que oigo un ruido en el exterior. Sin duda ha sido el ruido de unas hojas al moverse. Despacio salgo de la pequeña cueva y me asomo detrás de unos arbustos. Mala idea en menos de un segundo un guardia , que debe medir diez veces más que yo , ha aparecido desde detrás del arbusto. Inmediatamente empiezo a correr e intento esconderme en algún sitio seguro. Veo a los demás que también huyen. Por mala suerte capturan a los gemelos , la ratoncita corre de un lado a otro mientras uno de los guardias intenta capturarla , y a Dave... o le veo por ningún lado.
Me subo a un árbol , intentando subir rama por rama , pero es difícil mientras tenes el tamaño de un ratón. Cuando llego a una rama que está a una altura decente veo como a mis pies un grupo de soldados pasa rápidamente. Después un hombre en un caballo se para justo debajo del árbol. El caballo relincha y segundos después vuelven a emprender la marcha. Suelto un suspiro de alivio cuando...

- Una noche perfecta , ¿ no le parece ?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada